*

ir a carrito

Busca tu Evento

Carrito de compras

0.00





Sí que pica

Agencias

Ver Galería

Martes 22 de diciembre de 2015

Esta salsa es una de las grandes favoritas en el centro del país. Su color rojo intenso la hace muy llamativa.
La salsa de chile de árbol es tan gustada que muchas compañías la producen comercialmente bajo el nombre de “salsa taquera”.
Debe ser picosa; sin embargo, puede disminuir el picor bajando la cantidad de chile de árbol. No disminuya los chiles guajillo, éstos no pican y son muy importantes para darle el color.

Ingredientes
• 10 chiles de árbol secos, asados sin rabos
• 2 chiles guajillo grandes, asados sin rabos, semillas ni venas
• 3 dientes de ajo grandes, pelados
• 1 cucharadita de sal aproximadamente
• 300 gramos de tomate verde sin cáscara bien asado
• 1/3 de taza de agua

Procedimiento
Remoje los chiles en agua por 20 minutos para que se hidraten y sean más fáciles de moler.

Versión en licuadora
Licue todos los ingredientes por 2 minutos o hasta obtener una salsa tersa. Pruebe y ajuste de sal.
Sirva en una salsera a temperatura ambiente.

Versión en molcajete
En un molcajete coloque los ajos y la sal. Con el tejolote machaque y muela hasta obtener un puré; posteriormente, añada los chiles, muela muy bien otra vez; finalice agregando los tomates y moliendo de nuevo hasta obtener una textura deseada. Agregue agua en caso de que sea muy espesa. Pruebe y ajuste de sal.
    
Toma nota
• Sirva a temperatura ambiente en el mismo molcajete en el que hizo la salsa.
• Se conserva hasta cinco días en el refrigerador.


** Esta receta forma parte del libro 100% México Salsas Mexicanas del chef Ricardo Muñoz Zurita editado por Larousse

Galería