*

ir a carrito

Busca tu Evento

Carrito de compras

0.00





Inicia el año con una piel radiante

Agencias

Ver Galería

Lunes 18 de enero de 2016

Agencias

La naturaleza regala en esta temporada un sinnúmero de frutas y vegetales que son excelentes nutrientes para la piel, pero son pocas las personas que sacan provecho de ellas.
“La guayaba, la tuna, la granada, la chirimoya, el camote y los pimientos rojos están entre las frutas y vegetales que son buenos para la piel y que abundan (en los supermercados) en la temporada de invierno”, dice la esteticista Natalie Aguilar, co-fundadora con su hermana Nadia del centro de cuidado de la piel Afterglow Beverly Hills, ubicado en el área de Beverly Hills (California).
Y para que le saques provecho al máximo al regalo de belleza que te dan las frutas y los vegetales, Aguilar comparte cinco secretos de nutrición y aplicación de mascarillas que ayudan a tener una piel radiante y nutrida durante la temporada invernal.

1-Toma té natural de frutos cítricos

“Durante la temporada de frío, nuestra mamá siempre nos preparaba unos tés deliciosos para mantenernos calientitas y saludables, sin pensar que harían que nuestra piel se vea increíblemente radiante”, cuenta Aguilar, al hablar específicamente del té de jugo de frutos cítricos que se prepara de la siguiente manera:
Poner a hervir un poco de agua y mientras ésta alcanza el punto de ebullición, en una taza, exprimir 1/2 limón amarillo, 1/2 limón verde, 1/2 mandarina o naranja (ojalá de la roja), y agregarle a la mezcla líquida una cucharadita de miel de abeja o néctar de agave. Revolver bien y luego agregarle un poco del agua caliente.
“Este té contiene mucha vitamina C que ayuda a promover y proteger el colágeno de nuestra piel para mantenerla hidratada y firme”, asegura Aguilar.

2.- Toma una taza de café o una copa de vino

“Está perfectamente bien disfrutar una taza de café o una copa de un buen vino en esta temporada de frío”, asegura Aguilar. “Pero es muy importante mantener el cuerpo hidratado tomando mucha agua para que las células de la piel se vean radiantes”.
Ingerir agua es crucial durante el invierno para prevenir que la piel de labios y resto del cuerpo no se reseque.

3.- Cocina cualquier proteína en salsa de pimientos rojos

El pollo, la carne de res y el pescado queda exquisito al sancocharse en salsa de pimientos rojos, a la cual se le puede agregar unas pocas rodajas de cualquier chile rojo si se gusta de la comida picante.
La salsa de pimentón rojo ayuda a activar la circulación de la sangre del cuerpo y proporciona al organismo una buena cantidad de antioxidantes “súper poderosos”, que protegen y rejuvenecen las células de piel.
Y es que los pimentones rojos son ricos en licopeno, un pigmento vegetal natural del grupo de los carotenoides, con propiedades antioxidantes que, según varios estudios, protege a las células del estrés oxidativo y previene el cáncer de próstata.

4.- Come camote anaranjado

El camote anaranjado o amarillo —conocido también por los nombres de boniato, boñiato, batata, chaco o papa dulce— tiene un alto contenido de betacaroteno, un tipo de vitamina A, que ayuda a minimizar las líneas finas y arrugas en la piel.
Y para incluirlo en la dieta diaria, Aguilar recomienda comerlo horneado o dorado en aceite.
“El camote cortado en cubos se puede hornear o saltéalo en un poco de aceite de  semilla de uva, sal de mar y pimienta”, señala. “Una vez cocidos los cubos se pueden incorporar a una ensalada de lechuga de hojas verdes obscuras”.
Además de la betacarotina aportada por el camote, la lechuga de hojas verde oscura darán al organismo Vitamina E, que protege la membrana de las células de la piel”, detalla la esteticista.

5.- Aplícate en tu rostro una mascarilla hidratante y desinflamante

Durante el invierno, dice Aguilar, la piel del rostro (que está en contacto permanente con el frío y el ambiente brisado de la temporada) se siente seca, sensible y hasta un poco inflamada. Por eso es  importante aplicar en la cara la siguiente mascarilla natural, que ayuda a hidratar y reducir la inflamación y el color enrojecido de la piel.

Mascarilla de avena y té de manzanilla
Ingredientes
•3 cucharadas de avena, trituradas en el procesador de alimentos
•2 cucharadas de té de manzanilla a temperatura ambiente
•1 cucharada de miel de abejas natural

Preparación
Mezcla los ingredientes en un recipiente de poca profundidad y déjalos reposar de uno a dos minutos, para luego aplicar generosamente la mascarilla en todo el cuello y el rostro, a excepción del área de los ojos.
Déjatela de 10 a 15 minutos y luego enjuaga con agua tibia. Posteriormente aplica tu crema hidratante y verás que quedarás con una textura y tonalidad espectacular.
Se recomienda aplicar esta mascarilla una vez a la semana para una piel lozana, desinflamada e hidratada.

 

Galería