*

ir a carrito

Busca tu Evento

Carrito de compras

0.00





La fruta bendita

Agencias

Ver Galería

Miércoles 24 de febrero de 2016

• Una aliada para la digestión
La papaya es un aliado maravilloso para mantener un sistema digestivo funcionando en óptimas condiciones, debido a la enzima llamada papaína que se encuentra presente en la fruta. De acuerdo con el centro médico de la Universidad de Pittsburgh la papaína pueden ser especialmente útil para las personas que no producen suficientes enzimas pancreáticas, lo que provoca los síntomas de indigestión, tales como gases, distensión abdominal y flatulencia.

• Combate el estreñimiento
El consumo de papaya en forma de fruta fresca, jugos, batidos o como parte de una ensalada, estimula el movimiento o motilidad intestinal por su alto contenido de fibra y propiedades de la papaína.

• Elimina parásitos intestinales
Una investigación reciente de un grupo de estudiantes de la Universidad de Karachi, India, descubrió que las semillas de papaya contiene altos niveles de enzimas proteolíticas y un alcaloide llamado carpaine que ha demostrado ser muy eficaz para acabar con los gusanos de los parásitos intestinales y las amibas.

• Alto contenido de vitamina C
La papaya posee alrededor de 80 mg de vitamina C por cada 100 gramos, lo cual equivale a la cantidad que puede aportarnos una naranja de más de 150 gramos. Las dosis recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la vitamina C se sitúa en 90 miligramos diarios para hombres y 75 miligramos para mujeres.

• Amiga de la piel
La papaya es fuente de antioxidantes, vitamina C y E, y beta-caroteno. Ayudarnos a proteger la piel contra los radicales libres, moléculas que provocan oxidación, daño celular y envejecimiento muscular.

• Buena para los ojos
La papaya contiene carotenoides de luteína (absorbe los rayos ultravioletas del sol evitando que estos hagan daño a la retina) y de zeaxantina (protege las sustancias grasas en el interior de los ojos de los daños causados por los radicales libres) que nos pueden proteger contra el desarrollo de cataratas, glaucoma y otras enfermedades oculares crónicas.

• Fuente de ácido fólico
La papaya es una buena fuente de ácido fólico que ayuda a controlar nuestros niveles de homocisteína en la sangre. Investigadores de la Universidad de Washington relacionan la deficiencia de ácido fólico con una amplia variedad de enfermedades cardiovasculares, como la arterioesclerosis, bloqueo de las arterias, ataques cardiacos, derrame cerebral y defectos cardiacos congénitos.

• Mejora el flujo sanguíneo
Los altos niveles de vitamina C y de vitamina E, junto con los antioxidantes como el beta-caroteno y el licopeno de la papaya pueden ayudarnos a reducir la oxidación del colesterol en nuestras arterias. La recomendación internacional que da la Organización Mundial de la Salud (OMS), es no superar los 300 mg diarios de colesterol en la dieta e ingerir frutas y verduras.

• Baja en calorías
La papaya suele incluirse en las dietas para adelgazar ya que 100 gramos de esta fruta aportan sólo 30 calorías. De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) el alto contenido de papaína agiliza el tránsito intestinal y ayuda a lograr una correcta asimilación de lo que se consume.

Receta

AGUA DE PAPAYA

Ingredientes:
•5 Tazas de papaya picada
•1/3 Taza de jugo de limón
•Azúcar
•Hielo
•1 litro de agua

Preparación:
• En una licuadora agrega el agua, la papaya picada, el jugo de limón y el azúcar.
• Mezcla por 30 segundos hasta que quede del mismo color el agua.
• Sirve en un vaso y añade el hielo a tu gusto.

 

Galería