*

ir a carrito

Busca tu Evento

Carrito de compras

0.00





Segura de lo que quiere

Marco Tapia / El Diario

Ver Galería

Lunes 1 de agosto 2016

Fotos: Marco Tapia / El Diario

A los 14 años Itzel Molina pisó por primera vez las pasarelas, haciendo realidad el sueño que desde niña tuvo de convertirse en modelo.
Fue el diseñador Armando Rodríguez quien la invitó a portar sus vestidos de XV años en una de las populares Expo Bodas de la ciudad, así que la entonces adolescente pudo experimentar la emoción de estar frente a los reflectores.
“El modelaje nunca fue mi prioridad, pero me ayudó a tener más seguridad y por ello mi mamá me apoyó para entrar a una agencia a los 17 años. Ahí fue donde recibí cursos que me ayudaron con mi desenvolvimiento y tuve la oportunidad de participar en varios desfiles tanto aquí en Juárez como en El Paso”, comenta.
Otro de las satisfacciones que le ha dado el modelaje a Itzel, es haber participado hace unas semanas en el certamen Nuestra Belleza Juárez, lo cual señala ha sido una de las mejores experiencias de su vida.
“Recomiendo al cien por ciento a las mujeres competir por una corona, por el deseo de representar a la ciudad, al estado o al país, ya que además del valor requerido para subir a una pasarela y la disciplina para prepararse, esto te ayuda a ser una persona más segura, y desde luego es una aprendizaje que considero que toda modelo debe tener”.
Aunque le encanta ser el centro de las miradas, la estudiante de Derecho expresa que esa faceta de su vida ya es un sueño cumplido, por lo que dentro de sus planes está preferentemente su desarrollo profesional como futura abogada.
“Mi plan a corto plazo es concluir mis estudios profesionales en los que actualmente pongo toda mi atención y mi empeño. Después quiero estudiar una maestría en Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ya que siempre ha sido uno de mis más grandes anhelos, y creo que en la actualidad se requiere de mucha más preparación para sobresalir en cualquiera que sea tu carrera”, indica.
Añade que le encantaría obtener un doctorado y después impartir clases en alguna institución de educación superior, así como realizar investigaciones y escribir libros como lo hacen algunos de sus maestros de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), quienes tienen toda su admiración y respeto.
El fascinante mundo del modelaje quedará entre los recuerdos más preciados de Itzel, el cual le forjó una disciplina, el gusto por el ejercicio y muchos otras experiencias que jamás olvidará.

Galería