*

ir a carrito

Busca tu Evento

Carrito de compras

0.00





Refuerzan el sistema inmunológico

Agencia

Ver Galería

Miércoles 21 de septiembre de 2016

Con las bajas temperaturas llegan los resfriados y las gripes tan temidas. Muchos de nosotros rezamos para no contagiarnos con uno de esos virus que andan dando vueltas porque, una vez que ingresan a su hogar, sin dudas afecta a todos en su familia.
Cada uno tiene sus propios remedios caseros para lidiar con las pestes una vez que lo han atacado; algunos deciden hacer mucho reposo y otros consultan a su doctor o farmacéutico para que les recete algún medicamento de venta libre. Pero, en lugar de lidiar con la enfermedad, ¿no sería mejor tomar todos los recaudos para no enfermarse? ¡Puede adoptar una actitud proactiva en la lucha contra la gripe y reforzar su sistema inmunológico los 365 días del año! A continuación, le mostramos seis maneras simples de hacerlo…

Amíguese con el jengibre
Al igual que con la cúrcuma y el ajo, el jengibre es un remedio natural para reforzar el sistema inmunológico. Ayuda a elevar la temperatura corporal y previene la acumulación de toxinas en los órganos, en especial en los senos nasales, los pulmones y el sistema linfático. Mantener estas zonas libres de toxinas alejará todo tipo de infecciones y problemas de salud.
El jengibre, además, es un antiinflamatorio muy potente que promueve la sudoración saludable para combatir los síntomas de la gripe y los resfriados. No sólo es bastante potente sino también es un excelente agregado para la cocina y, por fortuna, no necesita ingerir grandes cantidades para reforzar el sistema inmunológico. Una de las mejores maneras de consumirlo es en un té hecho con rodajas del brote sumergidas en agua caliente. ¡Agregue un poco de miel Manuka para duplicar los beneficios!

Pruebe la
miel Manuka
La miel es un ingrediente común al que recurren muchas personas cuando se resfrían o están engripadas por sus propiedades antibacteriales. La miel Manuka se elabora en Australia y Nueva Zelanda con el néctar del árbol de Manuka y muchos estudios dan fe de las bondades ya mencionadas.
Elizabeth Harry, una investigadora de la Universidad Tecnológica de Sídney, Australia, afirma que las pruebas comparativas han demostrado que la miel Manuka es muy efectiva a la hora de inhibir el crecimiento de bacterias. Para obtener estos beneficios, agregue un poco de este endulzante natural a su té, avena, muesli o batido matutinos.

Aumente la ingesta
de vitamina D
Muchos expertos sostienen que la vitamina D es uno de los nutrientes más importantes para reforzar el sistema inmunológico. Por fortuna, nuestros cuerpos la producen de forma natural pero necesitamos un poquito de ayuda del sol para que esto ocurra. Quizás eso explica por qué tendemos a enfermarnos más en otoño e invierno, cuando los días son más grises que en primavera o verano.
Las investigaciones explican que utilizar suplementos de vitamina D nos permite reducir las probabilidades de engriparnos hasta en un 40%. Como siempre digo, lo ideal es consultar a un especialista antes de recurrir a los suplementos por su cuenta. Hasta puede pedirle a su médico de confianza que examine sus niveles de vitaminas para asegurarse de que su sistema inmunológico esté operando al máximo.

Dé una
caminata diaria
Hacer ejercicio es un factor clave a la hora de reforzar su sistema inmunológico de forma natural pero, a diferencia de las creencias populares, no tiene que vivir en el gimnasio para obtener los beneficios de la actividad física. Una investigación de la Universidad de Carolina del Sur con colaboración de la Universidad de Massachusetts reveló que seguir un entrenamiento regular de leve a moderado reduce en un tercio las probabilidades de enfermarse.
Esto incluye algo tan simple como dar una caminata diaria, que se vuelve mucho más amena si sale acompañado de su mascota. El estudio, además, demostró que los beneficios máximos de hacer ejercicio a diario son más visibles en los meses de otoño e invierno. Así que prepare la correa del perro, póngase las zapatillas para correr, invite a su mejor amigo y ¡a moverse!

Hidrátese
Es probable que esté harto de oír este consejo pero, créame, ¡es uno de los factores más importantes para lograr que su sistema inmunológico esté saludable! El agua pone en funcionamiento su organismo y descarta lo que no hace falta, como bacterias y virus. Por eso, seguramente, lo primero que le dice su doctor cuando tiene un resfriado es “beba mucho líquido”. Si bien los tés, caldos y jugos de fruta naturales sin azúcar califican como fluidos, lo mejor es recurrir a la vieja y confiable H2O.
En primer lugar, para evitar resfriarse en lugar de aplacar los síntomas, beba grandes cantidades de agua a diario. La ingesta recomendada es de 3.7 litros para los hombres adultos promedio y 2.7 litros para las mujeres adultas.
¡Lleve un registro de las cantidades que consume a lo largo del día para confirmar que está bien hidratado!

Coma más ajo
El ajo no sólo ahuyenta a los vampiros sedientos de sangre, ¡también es muy efectivo a la hora de reforzar el sistema inmunológico! Esto se debe a que cuenta con propiedades antimicrobianas increíbles que eliminan las bacterias dañinas y previenen su proliferación, lo que es clave para su salud. Los dos ingredientes activos en el ajo son la alicina y el sulfuro de dialilo.
Este antibiótico natural tiene una gran ventaja por encima de los antibióticos de farmacia: a diferencia de los últimos, las bacterias parecen no desarrollar resistencia a las propiedades antimicrobianas del ajo. Esto es muy importante para frenar el desarrollo de esos “súper virus” resistentes. Aumentar la ingesta de ajo es bastante simple y, si bien existen suplementos vitamínicos disponibles en el mercado, siempre es mejor ir directo a la fuente. Agregue ajo a sus comidas cada vez que sea posible y verá la diferencia.

Galería