*

ir a carrito

Busca tu Evento

Carrito de compras

0.00





Cancún, su cómplice de amor

El Diario

Ver Galería

Miércoles 19 de octubre de 2016

Fotos: Diego Ozaeta / El Diario

En el templo expiatorio de la Parroquia Divina Providencia se unieron dos destinos. Imelda y Alberto cerraron el ciclo de noviazgo después de tres años y medio para escribir el capítulo matrimonial con la bendición de Dios.
Sus madres, Rosalba Sandoval y María Padilla, de él y ella respectivamente, estuvieron allí para orar por la felicidad de sus hijos. Asimismo, Liliana y Ariel para llevarles los anillos, Severo y Valia, las arras; y Ana y Efrén para imponerles el lazo.
Al salir del recinto religioso como marido y mujer, se trasladaron a una quinta donde todo estaba preparado para recibir a 150 seres queridos, con quienes festejaron la dicha de su amor.
El cuarteto de cuerdas que musicalizó el enlace religioso también estuvo en la recepción por una hora, amenizando las primeras felicitaciones dedicadas a la pareja.
El sentimiento que los llevó a formar su propia familia envolvió el lugar cuando Imelda y Alberto bailaron por primera vez como esposos.
Entre rosas y lilis rosas transcurrió la celebración, en la que se recordó que fue en una fundación de ayuda social donde los enamorados se conocieron.
Para cerrar los festejos nupciales, Imelda y Alberto viajaron a Cancún para disfrutar una ‘luna de miel’ de dos semanas.

Galería