*

ir a carrito

Busca tu Evento

Carrito de compras

0.00





Sácales jugo

Agencia

Ver Galería

Martes 17 de enero de 2017

Agencias

Todavía faltan 2 meses de invierno, y aunque en sus primeras semanas aún no se han dejado sentir bajas temperaturas intensas, hay que tomar precauciones en cuanto a salud compete y por ello es recomendable ingerir frutas con vitamina C, particularmente, además de que por ser de temporada las encuentras a mejor precio.
Cada estación del año encontramos unas frutas que se recolectan durante esos meses. Se recomienda consumir éstas en lugar de otras porque están en su máximo esplendor y nos garantizarán así todas sus propiedades y beneficios.
Aunque muchos creen que en verano es cuando los árboles ofrecen más frutos, durante el invierno también podemos encontrar una gran cantidad de fruta. Abundan especialmente los cítricos que destacan por su gran aporte vitamínico, especialmente de vitamina C, tan necesaria para combatir el frío invernal.

Piña
La piña es una fruta de origen tropical, que podemos consumir durante el invierno del hemisferio norte. Tiene muy pocas calorías, mucha agua, y también es rica en vitaminas y fibra. Para que sea buena y esté en su punto de maduración, puedes ver aquí cómo seleccionar una piña y usarla así para preparar platos como las brochetas de pollo con piña y miel.

Kiwi
Los kiwis contienen mucha fibra, así como también son un gran aporte de vitaminas (especialmente C y E). Tienen propiedades diuréticas, entre muchos otros de los beneficios que suponen para la salud. Puedes comértelo como desayuno, merienda, postre... pero también incorporarlo en tus platos, como en esta ensalada de kiwi.

Pera
Al igual que en el caso de las manzanas, las peras son una fruta que podemos consumir la mayor parte del año pero su momento de mayor consumo es en invierno. Aportan fibra y muchas vitaminas, así como ácido fólico, taninos, y ácido caféico. Algunas ideas para prepararlas pueden ser las peras al vino o prepararlas en almíbar.

Naranja
Ésta es una de las frutas que aportan mayor cantidad de vitamina C, indispensable para nuestro organismo y que nos ayudará a aumentar las defensas, tan necesarias en los meses fríos. Además de comer naranjas directamente o en zumo, puedes también optar por hacer mermelada o incluso jalea de naranja.

Manzana
Esta fruta, aunque puede encontrarse casi todo el año, es propia de la época invernal. Las manzanas aportan fósforo, fibra, potasio, hierro y vitamina C. También ayuda a tener dientes sanos. Una gran idea es preparar manzanas al horno o hacer una rica y sencilla tarta de manzana.

Mandarina
Siguiendo con las cítricas, encontramos las mandarinas (también conocidas como clementinas) que no debemos confundir con las naranjas. Estas frutas también protegen principalmente contra los resfriados, debido a su gran aporte en vitamina C. Suelen gustar mucho a los niños, y también podemos preparar cortezas de mandarina confitadas. Puedes ver aquí también cómo deben conservarse las mandarinas.

Limón
Otro de los cítricos que abundan en invierno es el limón, característico por su sabor ácido y a la vez refrescante. Los limones también aportan vitamina C, así como muchas otras vitaminas y minerales. Aunque no sea una fruta para comer tal cual, podemos usarla en una infinidad de platos o postres, como las cortezas de limón confitadas o la jalea de limón.

 

Galería